1. Revisa el margen de contribución

El margen de contribución son las ventas netas de un producto o servicio menos sus costos variables (costos directamente relacionados con la producción de ese bien o con la realización de ese servicio).

Este margen, es el verdadero potencial de las ganancias de tu negocio, y te permite tomar decisiones estratégicas en relación a cuál de todos tus productos o servicios potenciarlo más (o menos) y con cual debes trabajar más en ajustar sus costos de producción.

Es necesario que conozcas el margen de contribución para cada uno de productos o servicios, y mientras menores sean sus costos variables, mayor será el margen de contribución!

Su fórmula es:

Ventas Netas ($50) – Costos Variables ($30) = Margen de contribución ($20)

¿Cómo puedo tomar decisiones con el margen de contribución?

  • Si el margen de contribución es positivo, significa que todo ese monto te permitirá pagar los costos fijos, por lo que si es mayor el margen, existe mayor probabilidad de que tu empresa pueda generar utilidades.
  • Si es cero, significa que no tienes holgura para pagar tus costos fijos, y solo estás vendiendo para cubrir los costos variables por lo que tienes que ajustarlos, o generar otro tipo de productos o servicios que compensen este resultado.
  • En cambio, si es negativo, debes realizar una modificación extrema de ese producto o servicio, ya que significa que ni siquiera te alcanza para pagar lo que te cuesta producirlo.

2. Controla los Costos Fijos

Los costos fijos, a diferencia de los variables, son aquellos que no dependen de llevar a cabo tus servicios o producir tus bienes. Son los que debes pagar sí o sí todos los meses independiente de tu venta.

Algunos ejemplos de costos fijos son: el pago de licencias de software, las comisiones bancarias, los arriendos, los consumos básicos, entre otros.

Durante el primer año de un emprendimiento debes tratar de tener mínimos costos fijos posible, y a media que empiezas a crecer, puedes ir aumentando dichos costos, siempre de manera orgánica y con un buen análisis. Al no depender dichos costos de la venta, debes considerarlos en tu presupuesto como una salida de caja regular, por lo que debes estar consciente de que necesitarás al menos «X» monto todos los meses para cumplir tus obligaciones.

3. Aumenta tu ingreso promedio mensual

Muchas veces, tratamos de aumentar las ventas sin un objetivo claro, sacando nuevos productos o servicios y apuntando a la generación de nuevos clientes.

Pero si ya tienes una base de clientes fieles, es más fácil esforzarte por aumentar el ingreso promedio mensual, que significa vender más productos o servicios a la misma cantidad de clientes que ya te compra, que aumentar la cantidad de compradores.

Para saber cuál es tu ingreso promedio mensual, lo que debes hacer es sumar el monto total de ventas de un mes y dividirlo por la cantidad de facturas (o boletas de honorarios / clientes) y así tendrás la cifra promedio.

Veamos un ejemplo:

Si vendimos en el mes $1.000.000 a 50 clientes, nuestro ingreso promedio será $20.000 ($1.000.000 / 50 = $20.000)

Te recomiendo entonces, enfocar tus esfuerzos en aumentar la venta promedio, por ejemplo en $800 ($800 x 50 clientes = $40.000) , que salir a buscar 2 clientes nuevos en donde cada uno de ellos te debe comprar $20.000 ($20.000 x 2 = $40.000).

Es importantísimo que consideres estos puntos si quieres tener más ganancias con los recursos actuales, sin tener que salir a buscar afuera nuevas ventas… Imagínate si eres capaz de ordenar estos 3 puntos y además aumentas las ventas!

Si necesitas apoyo en estrategias específicas para tu negocio, recuerda que me puedes contactar y así podemos trabajar en las mejores alternativas que te permitan aumentar tus ganancias

Hasta la próxima!

Categorías: Blog

Giannina

Experta en Control de Gestión y Planificación Financiera

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *