Sabías tú que la mayor cantidad de personas que padecen el síndrome del impostor son mujeres? Y esto no es casualidad, las mujeres constantemente nos sometemos a una presión autoimpuesta de perfeccionismo y comparación entre nosotras mismas que nos hacen más susceptibles a este síndrome.

Lo conoces? Sabes de qué se trata? Te puedo asegurar que muchas veces has tenido a “tu impostor” en tu cabeza saboteando tus éxitos pero no te has dado cuenta…

Si en tu vida profesional tienes éxito, nunca es por ti, es porque te tienen cariño, porque le caes bien a alguien, porque los demás no son tan buenos, pero nunca es porque tú lo hiciste bien.

Si consigues un logro importante es porque tuviste suerte, porque seguro algo malo vendrá después, porque alguien se equivocó o porque te asociaron con alguien más, pero no porque eres excelente en lo que haces, porque te esmeraste para ese logro o porque te lo mereces.

Otro ejemplo de este síndrome es cuando te toca presentar frente a un grupo, sólo la posibilidad de transmitir conocimiento te aterra, piensas qué le voy a enseñar yo? Yo no sé nada! Todos seguramente se burlarán de mi, todos saben más que yo y quedaré expuesto frente a las personas, y nunca piensas en que el camino que recorriste te ha formado en la persona que eres y tienes mucho conocimiento que entregar desde tus propias experiencias, si te eligieron para presentar es porque ERES capaz, porque te valoran.

Si bien es cierto, el síndrome del impostor afecta en distintos grados a las personas, yo te invito a detectarlo, y silenciarlo de tu mente. Tú vales mucho, has logrado superar muchas barreras en tu vida, tu camino no ha sido fácil, y por lo tanto, te mereces el reconocimiento de todos cuando realizas algo bueno, te mereces el éxito! No es una suerte de regalo o condescendencia lo bueno que te pasa, es el resultado de todo tu trabajo y esfuerzo.

Quiérete, valórate, cuida tu salud mental… El perfeccionismo no es malo, pero en el extremo en que no eres capaz de ganarle a “tu impostor” y te aterra la posibilidad de que se den cuenta de que eres un fraude estás fallando.

NO eres un fraude, no le pongas atención a ese “impostor” y disfruta tus éxitos que bien merecido que lo tienes!

Hasta la próxima!

Categorías: Blog

Giannina

Experta en Control de Gestión y Planificación Financiera

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *