Existe una regla bastante utilizada para poder comenzar a ahorrar y así poder concretar tus metas de corto, mediano y largo plazo sin excusas!

Y por supuesto te permite generar un colchón en caso de imprevistos o urgencias que sabemos que son más comunes de lo que uno espera.

Esta regla se denomina 50/30/20 ya que cada número hace relación a un porcentaje para administrar de mejor forma tus finanzas personales. El 50% de tus ingresos debes destinarlo a tus gastos fijos, el 30% a tus gastos variables y finalmente el 20% para ahorro.

Gastos Fijos

Los gastos fijos son aquellos que, usualmente en las finanzas personales, dicen relación con aquellos gastos básicos que debo realizar sí o sí todos los meses.

El nombre “fijo” no quiere decir que todos los meses pague la misma cifra de dinero, pero sí tiene relación con la frecuencia del desembolso de dinero, es decir, todos los meses genero este gasto.

Para que lo entiendas mejor, el pago de un crédito hipotecario se denomina gasto fijo. Si bien es cierto todos los meses el valor cambia, debido a los cambios de la UF, es un compromiso que debo cumplir todos los meses.

Otros ejemplos de gastos fijo son los consumos básicos como agua, luz y electricidad, que al igual que el caso anterior, pueden variar todos los meses pero sí o sí tendré que pagarlos de manera mensual.

Más ejemplos de gastos fijos son: créditos de diverso ámbito en el cual ya tengo un compromiso adquirido, internet, celular, colegios, contribuciones, universidades, entre otros.

La regla indica que, del total de tus ingresos, deberías gastar en esta agrupación un máximo de un 50%.

Gastos Variables

A diferencia de los gastos fijos, en el caso de los gastos variables yo puedo decidir si gastar o no, o cuánto gastar mes a mes.

Existen muchos ejemplos de acuerdo a tus gustos y pasatiempos, sólo por mencionar algunos: peluquería, cine, salidas a comer, regalos, ropa, hobbies, entre otros.

En este grupo puedes ir reduciendo los gastos de tal forma, que para seguir la regla, no superes el 30% de tus ingresos.

Ahorro

Finalmente, al ordenar tus gastos y agruparlos en fijos y variables, y asignarles el porcentaje que indica esta regla, tendrás un 20% que deberás destinar a ahorro.

Este ahorro puede ser para metas distintos plazos como por ejemplo unas vacaciones, remodelar tu casa, entre otros.

Lo importante acá es que debes asignarle un valor a cada peso, esto quiere decir que ese “ahorro” debe tener un fin para que así el esfuerzo que hagas valga la pena y tenga un objetivo claro.

Si quieres dejar tu trabajo para emprender, por ejemplo, con el 20% de ahorro puedes comenzar a juntar dinero para así generar un fondo que te otorgue la tranquilidad de tener 6 meses de resguardo en caso de que no generes ingresos en ese periodo de tiempo y así puedas enfocar todas tus energías en tu proyecto.

Si quieres una ayuda extra en cómo ordenar tus gastos y así identificar qué porcentaje gastas en cada agrupación y ver que tan cerca o que tan lejos estás de esta regla, te invito a descargar una planilla Excel que he diseñado especialmente para que puedas hacer el seguimiento necesario y así tomar el control de tus finanzas personales.

Hasta la próxima!

Categorías: Blog

Giannina

Experta en Control de Gestión y Planificación Financiera

1 comentario

Giannina · 31/08/2020 a las 12:15 PM

Thank you for your comment!

Responder a Giannina Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *